Aprender a comer después de los excesos navideños

dolor barriga

Hemos pasado entre cuatro y cinco semanas del mes de diciembre comiendo y bebiendo de todo. Empezamos con las cenas de empresa, seguidas de las celebraciones navideñas y todavía nos queda el roscón de reyes. A pesar de comer más que de costumbre, gran parte de personas se sienten cansadas y sin energía. Si nos preguntamos por qué ocurre esto, la respuesta es sencilla. Hemos reducido al mínimo nuestra actividad física y las horas de sueño, mientras que aumentamos la ingesta de alimentos poco recomendables (azúcares, grasas, alcohol, etc.) que nos aporta calorías vacías.

Todos estos ingredientes, producen en nuestro organismo un estrés oxidativo que incrementa la presencia de toxinas, convirtiéndose en causa de irritabilidad, cansancio, disminución del rendimiento e incluso de aceleración del proceso de envejecimiento celular.

En medio de las celebraciones, recuperar el tono vital es complicado, pero no imposible. Una coordinadora del Área de nutrición y salud de SHA Wellness Clinic, explica qué pautas debemos seguir a la hora de sentarnos en la mesa.

Antes de las comidas

  • Evitar llegar con hambre a la comida/cena. Un buen truco para conseguirlo es tomar algo saludable y saciante antes de asistir, por ejemplo crudités con hummus.
  • Procurar consumir alimentos fermentados, como el chucrut (idealmente orgánico y no pasteurizado). Los ácidos que contienen estimulan la digestión y ayudan a la correcta digestión de las grasas.

Durante las comidas

  • Lo más importante es consumir alimentos saludables, como cereales integrales y verduras, y reducir o evitar el consumo de productos lácteos y el azúcar.
  • Servirse porciones pequeñas (utilizar platos pequeños ayuda).
  • Evitar en la medida de lo posible el alcohol.
  • Al final de las comidas, es mejor evitar el café. Mejor elegir infusiones digestivas como el poleo, la melisa, la menta o el hinojo.
  • Disfrutar de la compañía. Mantener una conversación distendida en la mesa, ayuda a comer menos y favorece la saciedad.

Después de las comidas

  • Un vaso de agua con limón en el desayuno ayuda a trabajar al hígado. Es recomendable tomarlo después de los días de celebración.
  • Durante los días siguientes, es conveniente seguir una dieta depurativa, a base de caldos y verduras de hoja verde, mejor sin aceite ni aderezos.
  • Consumir suplementos prebióticos, como el Psyllium que contiene fibra, previene el estreñimiento que las comidas navideñas suelen ocasionar.