Cómo evitar lesiones musculares en invierno

image-1035524-76914234_m.w640.jpg

La práctica inadecuada de cualquier deporte es una de las primeras causas de lesiones musculares y articulares, tanto en invierno como en verano, aunque el frío es un factor importante a tener en cuenta antes de hacer ejercicio, ya que los cambios de temperatura afectan directamente a nuestros músculos y articulaciones, impidiendo su movimiento natural y causando molestias que pueden llegar a tener consecuencias para la salud.

Cómo ponerse en forma sin sufrir lesiones

Normalmente, las lesiones más habituales durante el invierno son esguinces, luxaciones, traumatismos e incluso fracturas, pudiendo afectar tanto a músculos, articulaciones y ligamentos. Estos últimos, pueden ir acompañadas por lesiones de cartílago o menisco, que suelen deberse a golpes, giros bruscos o sobrecargas constantes. Para evitar las lesiones cartilaginosas, existen complementos alimenticios, como el colágeno para deportistas, que ayudan a fortalecer cartílagos, articulaciones y ligamentos, reduciendo las posibilidades de sufrir una lesión, además muchos de estos complementos también son ricos en magnesio o ácido hialurónico que también nos ayudarán a obtener energía para realizar deportes de alta intensidad.

Muchas de estas lesiones también pueden deberse al estado físico de cada persona, que en muchos casos no es óptimo para realizar ejercicio físico intenso, a la fatiga causada por una alimentación poco adecuada o por no realizar calentamientos y estiramientos antes y después de hacer deporte.

Para hacer ejercicio al aire libre durante el invierno es muy necesario abrigarse correctamente e intentar que nuestro cuerpo mantenga una temperatura constante, sobre todo en la zona superior del cuerpo, cabeza, tronco y brazos, ya que son las zonas que pierden más calor, evitando así que la temperatura de nuestro cuerpo baje drásticamente. Por eso es muy importante cubrir todas las extremidades, y utilizar siempre guantes, bufanda o braga para el cuello, gorro, además de llevar prendas interiores porosas y transpirables que absorban el sudor, y nos ayuden a mantener el cuerpo siempre seco.

Si sufres de alguna lesión, ¡contacta con nuestros fisioterapeutas!