¿Cómo saber cuándo ir al psicólogo?

image-949923-42398432_m.jpg
Psicóloga tratando a su paciente
En ciertas etapas de la vida, nos encontramos en la situación de que no sabemos resolver ciertos problemas y las emociones están más allá de lo que podamos soportar. Nuestros seres queridos nos aconsejan ir al psicólogo, pero muchos lo desestiman. Esto se debe a que hay personas que consideran que ir al psicólogo o hacer terapia es “sólo para los locos”.

Ir al psicólogo para mejorar

No hay ninguna norma que determine cuándo ir al psicólogo, todo depende de la persona, además no es "obligatorio acudir a él". La razón principal por la que una persona va a terapia es porque no se encuentra agusto consigo misma, ya sea emocional o físicamente.

La autoestima es primordial a la hora de disfrutar de una vida plena y feliz. El amor por uno mismo permite aceptarnos como somos, pero también saber diferenciar entre los errores y las equivocaciones que cometemos.

Cuando el malestar nos invade día tras día

Hay días en los que nos podemos sentir deprimidos, cansados o estresados pero esos no son motivos suficientes para acudir a un psicólogo. En esos días es preciso hacer una pausa, respirar profundo y seguir hacia delante.

Se debería de acudir a un psicólogo cuando nos cueste salir a la calle, nos sintamos tristes sin motivo aparente, la apatía nos gobierne, no entendamos la vida, no tengamos ganas de levantarnos de la cama o de cumplir con las obligaciones o no querramos bañarnos ni comer.

También se debe acudir a un profesional cuando sean los miedos los que gobiernen nuestra vida o sintamos una profunda obsesión por controlarlo todo.