Consejos para reducir el estrés

estrés

Decía el grupo música “La Habitación Roja” que la vida moderna es nuestra “condena. Las prisas, la espera y los pisos de 30”. El estrés se ha convertido en una de las grandes “enfermedades”, molestia o padecimientos de nuestra era, sobre todo para los adultos y los jóvenes adultos. El ritmo de vida frenético, las horas de trabajo y las jornadas que acaban tardísimo en España han provocado que sea muy difícil conciliar la vida, no solo para quienes tienen una familia, sino también para aquellas personas que desean disfrutar de su ocio, cuidar de su casa, de sus amigos o de sus padres y familiares.

El descanso como rutina

La desconexión temporal, respirar un poco, descansar tanto en casa como en la calle, en el campo o con los amigos, es algo muy necesario que debe ocurrir tanto para la mente como para el cuerpo. Sobrellevar ese ritmo durante demasiado tiempo puede generar depresiones, ansiedad y otras enfermedades como el TOC u otros trastornos de personalidad.

De hecho, todos estos problemas y enfermedades tienen uno de sus orígenes en el estrés y el agobio. Todas las personas, en algún momento de sus vidas, han dicho “me estoy agobiando”, pero se relativiza la gravedad de la situación.

Los expertos proponen que les prestemos más atención a este tipo de síntomas, ya que pueden indicar que algo no va bien y puede no mejorar simplemente porque dejemos que pase. Hay que atacarlo de raíz, ya que acabará por deteriorar el estado de salud tanto el físico como el mental.

Algunos consejos que dan estos expertos son los siguientes:

  • Hay que hacer alguna actividad física para despejar la mente, mantenerla apartada de los problemas del día a día, mejorar el ritmo cardiovascular y cambiar de hábitos.
  • Siempre ayuda a reducir los niveles de estrés y romper los bucles de agobios.
  • Dormir bien al menos durante 7 horas cada día y nunca menos de 6 horas.
  • Hacer pausas durante la jornada laboral.