Tendintis de hombro

tendinitis de hombro

La tendinitis de hombro es una de las tendinitis más frecuentes en nuestra población. Por esto, vamos a realizar un acercamiento a esta patología y así conocerla mas.

¿Qué es una tendinitis?

Se define tendinitis como la inflamación del tendón de un músculo. Los síntomas característicos son dolor, inflamación, engrosamiento del tendón y muchas veces enrojecimiento de la zona.

¿Cuáles son las tendinitis más frecuentes del hombro?

Los tendinitis más frecuentes son las del manguito rotador. Este término se usa en anatomía para denominar al conjunto de los tendones de los músculos supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular.

¿Por qué se producen las tendinitis de hombro?

Las causas por las que se producen las tendinitis son múltiples, desde caídas, gestos repetitivos, un movimiento brusco, incluso muchas veces de forma repentina sin causa aparente. Pero, sobretodo, se producen por un desequilibrio entre los diferentes grupos musculares que rotan la cabeza humeral, es decir,  un desequilibrio entre rotadores internos y rotadores externos. 

¿Cuáles son los síntomas de una tendinitis de hombro?

Sin duda el síntoma principal de una tendinitis, ya sea de hombro o de cualquier otra articulación, es el dolor. En principio el dolor solo aparecerá cuando se mueva el tendón afectado, pero si no se trata a tiempo pueden aparecer dolores en estático. También son muy frecuentes los dolores nocturnos en la cama. Muchas veces los pacientes se quejan de que no encuentran la postura y tienen que dormir en el sofá. En muchos casos suele verse afectada la movilidad de articulación. Algunas veces la movilidad se reduce tanto que nos encontramos con lo que se denomina  un hombro congelado. Esta patología es mucho más compleja y requiere un tratamiento más prolongado.

¿Qué puedo hacer en casa ante una tendinitis de hombro?

Antes de acudir a una primera sesión de fisioterapia,  será interesante que los pacientes en casa ayuden a que la articulación no empeore progresivamente. Es interesante la aplicación de hielo local en la zona para ayudar a bajar la inflamación. Con diez minutos de hielo será suficiente. Además siempre que sea posible hay que intentar mover el hombro hasta antes  de sentir dolor. Si dejamos el brazo inmóvil durante mucho tiempo podemos acabar teniendo un hombro congelado.

Para cualquier duda, acude a un profesional como los que encontrarás en Centro Médico Medirval.