Aumento del dolor de espalda durante la cuarentena

Aumento del dolor de espalda durante la cuarentena

La falta de movimiento y el trabajo desde casa, muchas veces adoptando posturas perjudiciales por no contar con un mobiliario acorde, han derivado en un aumento de casos relacionados al dolor muscular, especialmente de espalda. Conoce cuándo es aconsejable visitar a un especialista. 


La pandemia de Coronavirus, los días de cuarentena y el cambio en el ritmo de vida generan, inevitablemente, consecuencias sobre las personas y su entorno. ¿Cuáles son los efectos que pueden tener?

  1. El primer efecto directo es la restricción a la libre movilización, causando el desacondicionamiento físico y muscular.
  2. El segundo tiene relación al teletrabajo, ya que las personas que no cuentan con las condiciones estructurales y de inmueble adecuados para desarrollar sus funciones, mantienen conductas de posicionamiento vicioso y sobrecargan toda la columna y la musculatura, generando dolor. Esto se produce por no contar con una silla ergonómica con apoyo lumbar, escritorio adecuado que permita tener vista horizontal al computador y apoyo de ambos brazos.
  3. El tercer efecto es psicológico, debido al estrés que esta situación genera, produciendo una disminución del umbral del dolor y haciendo más factible que una persona sea propensa a iniciar dolor.

Dolor lumbar

El dolor lumbar, durante o posterior a un esfuerzo desmedido o mal realizado, es frecuente que genere lesiones en la columna como contracturas, desgarros musculares, o esguinces de los ligamentos.

Cabe mencionar que la discopatía lumbar o hernias del disco, son más comunes en pacientes de mediana edad en adelante y tienen directa relación con la degeneración o desgaste de la columna normal o patológica, según cada paciente.


Hernias en la columna
Las hernias son causadas por la degeneración y desgaste propio del disco, por lo que habitualmente son asintomáticas. Sin embargo, cuando una hernia genera compresión de los nervios hacia las extremidades, sí van a generar molestias. Los síntomas más habituales de una hernia son:

  • Irradiación de un dolor o sensación de adormecimiento cervical hacia alguno de los brazos, o lumbar hacia alguna de las piernas.
  • Con menor frecuencia, el paciente también puede experimentar la pérdida de la fuerza de alguna de las extremidades o el compromiso de los esfínteres.

Existen otros síntomas o signos que sugieren una causalidad de mayor complejidad como gatillante de dolor. Estos escenarios pueden ser:

  • Pacientes que hayan sufrido un trauma que haga sospechar una fractura.
  • Personas que cursen síntomas sugerentes de infección o tumores: fiebre, sudoración nocturna, baja de peso inexplicable, antecedente de cáncer o radioterapia.
  • Presencia de algún compromiso neurológico: dolor que irradie hacia el glúteo o alguna extremidad, asociado a pérdida de fuerza, sensibilidad o alteración del control de sus esfínteres.
0 0
Feed