My Blog

  • Cómo prevenir una tendinitis
    19/02/2021 - Medirval 0 Comentarios
    Cómo prevenir una tendinitis

    De forma genérica, una tendinitis es una patología que consiste en la inflamación de la parte tendinosa o tendón de un músculo. Esta inflamación se observa en los casos de traumatismos directos sobre el tendón.

    • Causas de la "tendinitis"
    Las causas de la tendinosis (tendinitis) pueden ser múltiples y variadas, aunque las mas comunes son:
    - Posturas mantenidas de manera incorrecta
    - Malas posturas ante el ordenador
    - Ejercicio o actividad física realizada de forma prolongada
    - Mala higiene deportiva
    - Hábitos pre y postdeportivos erróneos


    De forma frecuente, las tendinosis suelen presentarse en más de un 50% en pacientes que con anterioridad o en el momento de la lesión tendinosa presentan alguna afección en la columna vertebral.

    • Tratamiento de la tendinitis/tendinosis
    Merece especial atención el precisar y entender que en una tendinosis no existe inflamación, por lo tanto este punto nos cambia la perspectiva farmacológica del tratamiento. Al no haber inflamación, un antiinflamatorio no nos ayudará a mejorar el proceso.


    De esta forma, el objetivo para mejorar es remodelar el tendón dañado y debemos tener en cuenta que dicho modelaje es un proceso lento. Durante este tiempo el paciente necesita evitar el gesto que nos ha provocado la lesión, y, debido a esto, muchas veces esta recuperación es larga ya que hay gestos perjudiciales que no podemos dejar de hacer.

    En nuestra clínica en Toledo, os ayudamos a entender qué gesto hay que corregir, y de la misma forma os enseñaremos qué ejercicios os ayudarán a la remodelación de ese tendón para conseguir la rehabilitación y evitar las recaídas.

    Las medidas más eficaces que usamos para el tratamiento de los problemas tendinosos son:
    - Punción Seca
    - Vendaje funcional
    - Kinesiotaping
    - Técnicas osteopáticas
    - Estiramientos
    - Remodelación histológica mediante un programa de ejercicios excéntricos
    - Reeducación del gesto que ha provocado la lesión
    Leer más
  • Artrosis y osteoporosis, diferencias
    12/02/2021 - Medirval 0 Comentarios
    Artrosis y osteoporosis, diferencias
    • Artrosis

    En las articulaciones tenemos una estructura, el cartílago articular, que se dispone en la articulación cubriendo las superficies articulares. El objetivo del cartílago es mejorar el deslizamiento y facilitar el reparto de carga.


    En la artrosis se produce un desgaste a nivel de este cartílago. Al dañarse, el movimiento articular y la carga sobre la articulación se vuelven dolorosos. Aparece dolor e inflamación y se va produciendo un deterioro en la articulación, que puede acabar ocasionando deformidades, limitación del movimiento y finalmente pérdida importante de la función de la articulación.


    • Osteoporosis
    Aquí lo que está afectada es la estructura ósea. Hay una pérdida de densidad ósea (digamos que el hueso se vuelve menos resistente). El hueso es una estructura en constante renovación: continuamente se produce una formación de hueso nuevo y se elimina el hueso envejecido (reabsorción). En la osteoporosis, este equilibrio formación-reabsorción se rompe, bien porque se elimina demasiado hueso (debido a determinadas enfermedades, al uso de ciertos fármacos…), o bien porque disminuye la formación. Además en la mujer, los cambios hormonales secundarios a la menopausia provocan un mayor riesgo de padecer osteoporosis.


    En cuanto a los síntomas, es una enfermedad “silenciosa”: al principio no duele, pero esta pérdida de densidad provoca que los huesos se vuelvan más frágiles, con lo que aumenta el riesgo de padecer fracturas (cadera, muñeca, aplastamientos vertebrales…)
    • Tengo artrosis, ¿qué puedo hacer?
    Se deben seguir una serie de medidas, para tratar de disminuir su progresión, así como aliviar los síntomas. Sobre todo hay que tener en cuenta tres factores:
    - El control de peso
    - Realizar actividad física moderada
    - Seguir los consejos de su médico sobre fármacos que pueden ayudarle. Tanto analgésicos para el dolor en momentos agudos, como medicamentos que tratan de favorecer la regeneración del cartílago pueden ser un buen aliado.

    La fisioterapia, ayudará a mantener el rango de movimiento de la articulación, así como a eliminar las contracturas y aliviar el dolor asociado a ellas. Resulta clave en el manejo de esta patología. En lo referente al peso, al aumentar el peso corporal, aumenta la presión que tienen que soportar las articulaciones y con ello el peso al que se ve sometido el cartílago. Por ello es clave mantenernos en un peso adecuado para no sobrecargar más las articulaciones.
    • ¿Puedo hacer algo para prevenir la osteoporosis?
    La continua formación y eliminación del hueso es un proceso normal. Para la prevención de la osteoporosis es clave:
    - Una dieta adecuada, con un aporte suficiente de calcio
    - Realizar ejercicio físico. Hay que evitar el sedentarismo, ya que favorece la pérdida de masa ósea
    - Evitar el consumo de determinadas sustancias que provocan eliminación de calcio (disminuir el consumo de café, tabaco…)


    Hasta los 35 años, nuestra masa ósea (es decir, la cantidad de hueso que poseemos) va aumentando. A partir de esa edad, en el proceso de formación-reabsorción se va perdiendo algo de densidad. Por ello es importante lograr un buen “pico de masa ósea” y para ello es muy importante que realicemos actividad física durante la infancia y juventud. Si logramos un buen nivel de masa ósea, tendremos cierta “prevención” frente a la osteoporosis.

    Leer más
  • Consejos para los pies de personas con Alzhéimer
    05/02/2021 - Medirval 0 Comentarios
    Consejos para los pies de personas con Alzhéimer

    Caminar es la mejor actividad que podemos recomendar a cualquier persona mayor, pero es necesario prestar a nuestros pies los cuidados necesarios para poder paliar los efectos del paso del tiempo.


    Por ello, si una revisión podológica está indicada para cualquier persona mayor, esta cobra mucha más importancia en un paciente con Alzheimer, ya que la pérdida de capacidades cognitivas va a dificultar mucho el correcto cuidado de los pies.


    8 CONSEJOS PARA CUIDAR LOS PIES DE UN PACIENTE CON ALZHEIMER

    1. Corte uñas. Corte recto de las uñas del pie, evitando esquinas que favorezcan a la uña encarnada, es decir, que la uña se acabe clavando en la carne.
    2. Hidratación de los pies. Lo ideal es hidratar los pies cada noche antes de dormir con cremas podológicas.
    3. Callicidas. No usar nunca callicidas para el tratamiento de durezas o callosidades, ya que pueden generar una quemadura que puede complicarse.
    4. Higiene. Es recomendable realizar un baño con agua templada, secar minuciosamente el pie, sobre todo, en la zona entre los dedos y debajo de los mismos, ya que el mantenimiento de la humedad favorecerá la aparición de hongos, papilomas, etc.
    5. Estudio biomecánico de la pisada. En caso de presentar signos de inestabilidad, como caídas frecuentes, es aconsejable realizar un estudio biomecánico de la pisada para valorar la posibilidad de mejorar el apoyo mediante unas plantillas personalizadas.
    6. Acudir al podólogo regularmente. Especialmente si presenta cualquier tipo de anomalía en la piel o en las uñas como callosidades o uñas incarnadas, entre otras.
    7. Calzado adecuado. Usar un calzado de horma suficientemente ancha para evitar las rozaduras. A su vez debe de tener una suela antideslizante y cuyo tacón no sea mayor a 2-3 cm.
    8. Cuidados especiales. Si hay un estado avanzado de la enfermedad, lo ideal es que el cuidador examine el interior del zapato antes de que lo use el paciente ya que cualquier pequeño elemento o piedra del interior podría generar una úlcera en el pie, debido a la pérdida de sensibilidad y a la dificultad para expresarse con claridad.
    Leer más
  • Sudor en los pies
    28/01/2021 - Medirval 0 Comentarios
    Sudor en los pies
    En primer lugar hay que destacar que en la zona plantar hay más de 250.000 glándulas sudoríparas, que son las causantes del sudor. Esta cantidad es mucho mayor que otras partes del cuerpo como la frente, axilas o palmas de las manos.


    ¿Cuándo tenemos que preocuparnos?

    Es muy importante acudir al especialista cuando esta sudoración sea excesiva y cuando los patrones de la misma cambien, es decir, el color, el olor, etc.


    CAUSAS. ¿Qué factores favorecen la sudoración?

    En las alteraciones relacionadas con el sudor, hay que tratar el agente causante de las mismas e intentar poner solución a los factores externos que afectan. A continuación, exponemos las siguientes causas:

    • INFECCIONES: si tenemos una infección tendremos que hacer un diagnóstico diferencial para saber si es bacteriana o micótica. Ambas se resuelven con la aplicación de cremas o productos prescritos recomendados por un especialista. No es conveniente automedicarse, por ello siempre recomendamos acudir al profesional pertinente antes de tomar medicación.
    • CAMBIOS ENDOCRINOS: cuando la sudoración excesiva se debe a cambios endocrinos deberíamos esperar a pasar ese desarrollo, paliando los signos y síntomas con desodorantes antitranspirantes.
    • FACTORES EXTERNOS: hay factores desencadenantes como el estrés, la ansiedad o la subida de temperaturas que favorecen la sudoración en determinados momentos.
    • CALZADO: nuestros pies sudan más cuando llevamos zapatos muy cerrados en épocas calurosas o cuando están fabricados con materiales antitranspirantes, como el plástico.

    PATOLOGÍAS. Clasificación de las alteraciones relacionadas con la sudoración

    Se pueden encontrar 3 tipos de problemas relacionados con la sudoración y clasificados según sus síntomas:
    • HIPERHIDROSIS. Es un exceso en la cantidad de sudoración y tiene relación con el aumento de tensión, nerviosismo y temperatura, asi como con las dietas, infecciones o con diferentes patologías crónicas.
    • BROMHIDROSIS. Nombre que se le da a un sudor con olor fuerte o desagradable, causado por cambios metabólicos (adolescencia) o por infecciones (micosis).
    • CROMOHIDROSIS. Trastorno en el que las glándulas producen sudoración con color, que se observa, sobre todo, en ropa blanca (calcetines, camisetas…).
    Leer más
  • Pies planos. Síntomas, causas y tratamiento.
    22/01/2021 - Medirval 0 Comentarios
    Pies planos. Síntomas, causas y tratamiento.

    El pie plano es un pie que presenta una bóveda plantar con menos altura de lo normal. Normalmente se acompaña de un aumento de la anchura de la zona del mediopie, debido a la caída del arco a la zona interna. Tenemos que comentar que aunque provocan dolor, bien tratados permiten hacer una vida normal. Eso sí, es necesario acudir a un especialista para saber de qué tipo de pie plano se trata y cuál es el mejor tratamiento.


    SÍNTOMAS

    Además del aspecto que posee un pie plano, en el que se puede apreciar que hay menos arco de lo normal, existen otros síntomas que pueden estar indicándonos que sufrimos esta afección:

    • Dolor en la musculatura de la zona interna de la pierna: al estar trabajando muy forzado, debido a que el pie cae hacia dentro, se produce tendinitis y aparece el dolor.
    • Dolor en el dorso al hundirse el pie: los huesos en la zona dorsal arriba se pellizcan y se producen picos artrósicos.


    CAUSAS

    Como curiosidad se debe comentar que nacemos con los pies planos, pero lo normal es que sea un pie plano flexible y que, con el tiempo y el crecimiento del niño, se corrija. No obstante, también puede darse el caso de que un adulto, con un pie normal, desarrolle un pie plano a causa de una disfunción tibial posterior. Esto significa que el músculo que sujeta el arco deja de trabajar provocando que el pie cada vez se caiga más hacia dentro.


    TRATAMIENTOS

    • En niños, lo más importante es hacer un buen diagnóstico porque puede ser un pie que se pueda corregir con ejercicios de potenciación. Pero a partir de los 4 años, quizá haya que hacer plantillas personalizadas para cambiar los ejes de alineación del pie y que esos músculos empiecen a trabajar de forma diferente. En otros casos, también habrá que valorar la operación.
    • En adultos, lo más importante es hacer una buena plantilla personalizada que minimizará las consecuencias de un pie plano.
    • Los tratamientos siempre deben ir asociados a ejercicios tanto de estiramientos como de potenciación. La posible operación sería otro tratamiento, siempre partiendo de un buen estudio biomecánico de la pisada y valorando todas las posibilidades.
    Leer más
  • Cáncer de cabeza y cuello: qué es, tipos y síntomas
    15/01/2021 - Lorena A. 0 Comentarios
    Cáncer de cabeza y cuello: qué es, tipos y síntomas
    El término «cáncer de cabeza y cuello» describe una serie de diferentes tipos de cáncer que se desarrollan en o alrededor de la garganta, laringe, nariz, senos paranasales y boca. Estos cánceres comienzan cuando las células sanas en estas áreas cambian y crecen fuera de control, formando una masa llamada tumor.

    TIPOS DE CÁNCER DE CABEZA Y CUELLO
    Podemos hablar de 4 principales tipos de cáncer de cabeza y cuello:
    • Cáncer de laringe e hipofaringe: Es aquel que afecta las cuerdas vocales y/o la parte de faringe que la rodea, donde empieza el esófago
    • Cáncer oral y orofaríngeo: Es aquel localizado en la boca, lengua o en la mitad de la garganta.
    • Cáncer de la cavidad nasal y de los senos paranasales: Es el que se desarrolla detrás de la nariz, por donde pasa el aire en su camino hacia la garganta o en las áreas llenas de aire que rodean la cavidad nasal. El cáncer nasofaríngeo afecta al conducto de aire en la parte superior de la garganta detrás de la nariz.
    • Cáncer de glándula salival: Comienza en una glándula salival, que están debajo del mentón, como las glándula submaxilares o en los lados de la cara, como las glándulas parótidas.

    SÍNTOMAS DEL CÁNCER DE CABEZA Y CUELLO

    El diagnóstico precoz es fundamental para mejorar las probabilidades de curación del cáncer de cabeza y cuello. Debemos consultar al otorrinolaringólogo si presentamos uno o varios de estos síntomas:
    • Bulto o tumoración en el cuello o en la cara que no disminuye de volumen en pocos días.
    • Afta o herida en la boca que no mejora en pocos días.
    • Dificultad para tragar los alimentos.
    • Dolor en el cuello al deglutir los alimentos o dolor de oído durante la deglución de alimentos o saliva.
    • Cambio de la voz que no mejora en unos quince días.
    • Quitar saliva con sangre por la boca o líquido sanguinolento por la nariz.
    Leer más
© 2021 MEDIRVAL Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital