Durezas en los pies, causas y tratamientos

Durezas en los pies, causas y tratamientos

Las durezas o hiperqueratosis son un engrosamiento de la capa más superficial de la piel del pie a causa de un aumento de células muertas y descamadas. Síntomas:

  • Piel endurecida sin bordes definidos
  • Color amarillento (por el cúmulo de queratina)
  • Textura áspera al tacto
  • Sequedad
  • Generalmente no provocan dolor o molestia

CAUSAS. ¿Por qué se producen las durezas o hiperqueratosis?

  • MALA PISADA. Muchas veces las durezas aparecen en los mismos sitios. El motivo es sencillo: hay una incorrecta forma de pisar.
  • CALZADO. El calzado inadecuado con punta estrecha, así como los zapatos de tacón, fomentan la aparición de durezas ya que oprimen el pie y los dedos.
  • CALCETINES. Si no usamos esta prenda cuando nos calzamos, la piel del pie rozará directamente con el material rígido del calzado, provocando así las durezas. Los calcetines mal colocados o arrugados también pueden potenciar su aparición.
  • DESHIDRATACIÓN. La deshidratación del pie es un factor que también ayuda a la presencia de hiperqueratosis. Es muy frecuente sobre todo en la zona de los talones.
  • DEFORMIDAD. Si el paciente tiene una deformidad en el pie, como son los juanetes o dedos en garra, martillo o mazo, también será propenso a poder sufrirlas, ya que producen más presión entre la piel y el calzado.

TRATAMIENTO. ¿Cómo tratar esta lesión cutánea?

Es importante destacar que hay patologías que pueden confundirse con las durezas, y si por ejemplo tratamos en casa una verruga plantar (causada por el Virus del papiloma Humano) como si fuera una dureza, podemos empeorar la situación y propagar la infección, ya que son dos patologías de diferente tratamiento. El especialista realizará el tratamiento más adecuado según cada caso. Los más habituales son:


  • QUIROPODIA. Este tratamiento podológico es el más frecuente para solucionar las durezas. A través de la deslaminación se podrá eliminar la acumulación de células muertas en la piel del pie.
  • ESTUDIO BIOMECÁNICO DE LA MARCHA. Con un completo estudio biomecánico de la pisada, y gracias a la plataforma de presiones, se podrán conocer los puntos de mayor presión al caminar y, con unas plantillas personalizadas, reequilibrar las presiones y poder descargar esos puntos de máxima presión del pie para evitar que aparezcan las hiperqueratosis plantares a corto y largo plazo.
  • CIRUGÍA. Las durezas no necesitan intervención quirúrgica. Este tratamiento será la última opción, salvo que el especialista lo determine.
0 0
Feed

Dejar un comentario