Los pies en verano en la montaña


El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos ha querido darnos algunos consejos básicos para cuidar de tus pies si vas a la montaña en verano.


Por razones obvias, en primer lugar, en cuanto a los pies en verano en la montaña se refiere, debemos evitar las horas de máxima radiación solar y acometer la actividad cuando el sol va perdiendo fuerza. Muchas personas aprovechan las vacaciones estivales para aventurarse en retos deportivos: rodajes más largos, trekking de fin de semana o realizar rutas largas. Retos interesantes y motivadores pero no exentos de riesgo de lesión, por lo que conviene tomar algunas precauciones. A partir de los 40 años, los corredores de montaña empiezan a perder hueso.

Lo ideal sería correr un máximo de 10 horas semanales y realizar ejercicios de fuerza, tres días a la semana. El sol nos ayudará a sintetizar la vitamina D, muy relacionada con la formación ósea. Si salimos por primera vez a correr por el monte, deberíamos dosificar y tener en cuenta que todo lo que va debe volver. A menudo, lo damos todo en la ida y nos quedamos sin energías para la vuelta. Lo aconsejable es empezar andando y posteriormente alternar carrera con marcha rápida. Una regla de oro para los pies en la montaña en verano es la de no estrenar nada (y aún menos, el calzado) en los rodajes largos, ahora menos que nunca.

Si vamos a hacer rutas de senderismo de más de una semana, deberíamos haber realizado previamente rodajes de fin de semana de entre 4 y 6 horas, para tener ciertas garantías de éxito, ya que la acumulación de kilómetros realizados día tras día puede pasarnos factura.

0 0
Feed

Dejar un comentario